LA LOUDNESS WAR ES TERMINADA. QUIZÁS.

ESTUDIO CORNER

LA LOUDNESS WAR ES TERMINADA. QUIZÁS.

 

Como cada mes Alex Tripi y Nello Greco aka The ReLOUD, directamente del MAT ACADEMY, contestan a vuestras preguntas con preciosos tips & tricks. Este mes le toca al LOUDNESS WAR.

M.A: Mi pieza toca potente pero no como las piezas en clasificación. Si pruebo a «empujar» de más el sonido se arruina. ¿Qué debo hacer?

 

Hola Michele, para contestar a tu pregunta es de obligación profundizar algunos conceptos. Cada huella tiene un límite máximo de volumen a que puede tocar. En el mundo de lo digital el límite de volumen es representado por el 0dBFS (él cero en los DAW para entendernos). Más allá de este volumen los convertidores no logran entender cómo transformar en corriente (necesaria a hacer mover los conos de las cajas), los datos en entrada y el sonido resulta corrompido (click, drops etc.)

El segundo concepto llave de entender es el RMS (Root Mean Sqaure) que puede estar de modo simplista resumido como el volumen mediano percibido por el oyente.

La dinámica percibida es la diferencia entre el sonido máximo , (en cualquiera pueza digital moderna que se respeta el 0dBFS), y aquel mediano percibido (RMS) es posible resumirlo con el concepto de dinámica, o sea el «espacio» que los sonidos tienen para variar de intensidad y expresarse. En efecto no podrás sentir nada que supera los 0db, pero tampoco nada que está “abajo” del volumen mediano que es percibido en un dato momento (RMS).

A este punto la pregunta que tú has puesto debería asumir otra formulación, o sea, ¿cuál es la dinámica justa que tener en una pieza? Bonita pregunta, la respuesta no es científica y varia con base en muchos factores.

EL LOUDNESS WAR. PORQUE.’

Es una evidencia que más alto, más bonito» es una de aquellas trampas en que el cerebro cae fácilmente. Cuando sentimos una pieza que toca más alta nos parece enseguida también más bonita.

 

Por ejemplo cuando ponemos un plug-in sobre un canal nos parece que está haciendo un buen trabajo cuando el out-put toca más alto, sin a devolver que que el sonido ha sido arruinado y que sólo es un factor de volumen percibido incremental. Este fenómeno se ha convertido en una de las drogas de la industria discográfica de las últimas décadas. En efecto, en las tres décadas anteriores, (y quizás algo en más), el nivel mediano de volumen, (RMS), es aumentado de modo indiscriminado, alcanzando recientemente niveles que a los puristas del sonido hacen enderezar el pelo.

 

Como se ve de este gráfico que representa los muchas versiones remastered del mismo brando, (Oxygene) de Jean Michelle Jarre, en los años el volumen mediano de las piezas es aumentado constantemente sin solución de continuidad

 

LA HISTORIA. Parece que todo es partido del método de promoción radiofónica en los años 70. En aquel período en efecto, para facilitar la promoción de las nuevas piezas radiofónicas, los PROMO REEL fueron inventados, cintas con todas las últimas tracks de los varios label enviadas por los radio pluggers (personajes adecuados a facilitar la inserción en los palimpsestos radiofónicos de las piezas) a los programadores radiofónicos de las mayores radios USA.

 

Lo que sucedió fue que las piezas que tocaron más altos dentro de los promo reel «salieron de la masa”, también llamando la atención de los programadores radiofónicos cuando el contenido musical resultó menos cualitativo con respecto de otros, a menudo acabando también en programación cuando no habrían merecido.

 

Imagen de un PROMO REEL de los primeros años 70

 

Inevitablemente, una vez intuido este mecanismo, todos empezaron a querer «salir de la masa” tocando más alto, activando inevitablemente un impulso sin fin. Este fenómeno fue agravado sucesivamente por la llegada de los compresores digitales, capaz de proveer niveles de volumen más alto, (frente a los analógicos), gracias, entre las varias características inovativas, a la posibilidad de look-ahead o sea adelantar la lectura del sonido en entrada comprimiéndolo instantáneamente, (proceso imposible en el mundo analógico dónde el sonido tiene que llegar antes necesariamente al efecto para hacerse que se activa). Estos dos factores, junto obviamente a muchos otros que omitimos por sencillez de narración, definitivamente “la guerra del volumen” o sea el LOUDNESS WAR que ha llegado hasta hoy.

 

A TODO HAY UN LÍMITE.

¿Pero si más alto es más bonito, por qué cuándo se habla del loudness war, siempre se hace lo con una acepción negativa? Una razón existe y debe ser buscada en la naturaleza misma de la música.

La música en efecto es engendrada por la diferencia de volumen entre los muchos sonidos. La música existe gracias alternancia entre silencios y notas. Si fuera todo sonido, no habría música, pero sólo un muro de ruido. Si fuera todo silente, no habría música, pero sólo silencio. La magia ocurre cuando estos dos mundos se mezclan con equilibrio.

 

Ahora, cuando la dinámica es demasiada poca (hablamos de niveles de -2/3 db de RMS con respecto de los 0db de pico), se amenaza de premiar el volumen (que el cerebro interpreta como bonito), en detrimento de la alternancia, de la riqueza y de la profundidad de los sonidos. Una canción demasiada comprimida hacia el 0dBFS no dejará espacio para sentir los detalles, no dará la posibilidad a los sonidos de respirar. Es como una habitación sin ventanas, dónde todo es muy estrecho.

Obvio que éste también depende muy del género que se hace. Es más simple empujar al límite una canción Big Room hecho de una caja muy larga, un plato y un lead percusivo. Están en totales tres sonidos que logran, aunque empujados al límite, a encontrar fácilmente su espacio vital respirando a deber. Es indudablemente una tarea más ardua, en cambio, encontrar éste equilibro cuando se trabaja con una pieza Rock o Pop dónde generalmente un arreglo alcanza fácilmente cuarenta o cincuenta tracks, (algunos también llegan más allá de los 100), y cada pieza tiene necesidad de espacio y dinámica para poderse expresar.

  Para medir la dinámica de vuestra track es suficiente usar un plug-in como el Brainworx TT dynamic meter y ver cuánta dinámica indica, Dynamic Range.

 

LA JUSTA DINÁMICA. ¿Cuál es por lo tanto la dinámica justa para tocar profesional? ¿O sea, como puedo tocar alto pero mientras tanto profundo y detallado?

 

Disclamer: en este argumento, cada uno la suya siempre dirá y cada uno tiene razón en los comentarios como al bar, cada uno dirá la suya siempre y cada uno tiene razón.

Por tanto, Michele y todos los lectores, toman cuanto contamos como nuestro personal consejo, en todo caso maturado después de tener masterizzato una cantidad infinita de piezas, haber analizado millares de trozos y ser confrontados allí con el conocimiento de, virtualmente, cada key player en el sector.

A nuestro modo de ver, una justa dinámica profesional y adecuada al estándar de nuestro los días, se consigue con un RMS entre los -5/-7 dB. Este nivel sonoro otorga competitividad a la escucha manteniendo al contempo limpieza, profundidad y dinámica suficiente para ser un producto de cualidad.

 

Nos hemos preguntado si se tuviera que dar un paramento de referencia en un argumento como esto, en cuanto personalmente somos siempre convencidos que lo que tenga que siempre decidir sea únicamente la propia oreja. Pero trabajando con nuestros estudiantes también nos dimos cuenta que a menudo cuando una oreja no es muy entrenado es útil tener parámetros de referencia sobre los que trabajar.

¿MA NO SE PUEDE «EMPUJAR DE MÁS?»

¡Obvio! Pero siempre recordamos el siguiente concepto: empujar mucho el volumen en la pieza la devuelve indudablemente más de impacto en el breve período, pero perderá en belleza y detalle, cansando la escucha repetida y la longevidad en el tiempo. De otro canto una mayor dinámica puede disminuir el atracción inicial, pero devolverá la huella más limpia y detallada y agradable a la escucha, sobre todo repetido.

¿EL FIN DEL LOUDNESS WAR? (QUIZÁS) Además, a confirmar nuestra recomendación de premiar la dinámica al volumen máximo, (indiscriminado) también interviene la nueva política de rebaja automática del volumen mediano que los mayores portales de streaming a nivel mundial (SPOTIFY, APPLE MUSIC, YOUTUBE, PANDORA, DEEZER y muchos otros) han empezado a aplicar y que podría con un sol golpe borrar definitivamente el mucho controvertido Loudness War. En efecto todos los este servicios están aplicando una REBAJA AUTOMÁTICA a todas las huellas distribuidas, llevándolas a tocar alrededor de los -12db de RMS (Spotify a hoy parece, después de muchas pruebas, certificarse alrededor a un -16db de RMS, Apple Music -12db de RMS, Youtube -9db de RMS).

 

¿Qué significa todo eso? Significa que vuestra pieza que en estudio (o del mastering

engeneer), toque a -3db de RMS pinchando los muros, puesto che es llevado automáticamente a un volumen de RMS alrededor de los -12db tocará, con respecto de una huella que tuvo un RMS más bajo del vuestro, MUY peor! ¿Por qué? ¿Qué ocurre? Simple: a la disminución automática de los RMS sobre todas las piezas éste tocarán todo con el mismo idéntico volumen mediano percibido. A este punto vuestra huella que en salida había un RMS de -3dB, (y por lo tanto una dinámica muy chata), una vez llegada a -12 dB de RMS resultará en un volumen mediano percibido estandardizado a todas las otras pero en una dinámica pésima. Los tracks que poseyeron en cambio una dinámica mayor antes de la nivelación automática de los volúmenes, después del trato de derribo automático de volumen, tocarán con el mismo volumen percibido de la vuestra, pero con mucho más dinámica, detalle sonoro y gracia de escucha.

¿CÓMO ADMINISTRO TODO ESO?

Viene allí en ayuda una pequeña treta que los más expertos del sector ya aplican cotidianamente cuando finalizan una pieza. Precisamente, para entender cómo tocaría vuestra track después de la REBAJA AUTOMÁTICA de volumen tenemos la función SOUND CHECK de ITUNES. En efecto ITUNES, ello también incluye la función de rebaja del volumen, pero no en forma automática. Esta función únicamente entra en acción si es activada por el usuario por el menú opciones.

Una vez activada esta función ITUNES aparentará el algoritmo de los portales de streaming y pondrá en play cada track oferta con el volumen armonizado y rebajado. De este modo podréis probar antes de finalizar vuestro producto como el mismo tocará en cambio de cualquiera pieza de clasificación una vez eliminada el efecto diferencia volumen, escuchándola como los usuarios de medio mundo la escucharán por todos los servicios de streaming, (incluido youtube). Aseguramos que vosotros  daréis cuenta que una track con dinámico mayor tocará mejor de 100 veces de uno con dinámico aplastada, cuando la función SOUNDCHECK será activa.

Por la función SOUNDCHECK de ITUNES será posible simular  la reducción automática de volumen de los portales de streaming para poder probar las mismas tracks eliminando el efecto diferencia volumen

 

EXTRA BENEFICIO. Además, usar una dinámica mayor  (RMS más bajo), ayuda como la conversión por los programas de compresión digital por ejemplo los MP3 converter. En efecto, después de innumerables test ha sido demostrado que los convertidores MP3, (también los mejores) trabajan mejor cuando la dinámica es mayor, en cuanto tienen más informaciones sobre que trabajar para convertir el sonido.

Además, ha sido demostrado que para mejorar la conversión sería ideal entrar en un convertidor MP3, (o similares), no a 0dBFS, pero entre -0.5dBFS y -1dBFS siempre para dar al convertidor mayor «espacio» para convertir y no vayas en «preocupación.» Parece absurdo, pero es así, en efecto bajar el volumen máximo en entrada el convertidor MP3 tendrá más facilidades a definir con detalle los sonidos, devolviendo un expediente más definido y detallado.

Por fin para llegar a la mejor conversión posible, también sería ideal cortar, (no de neto pero con un ligero filtro pasa bajo), las altas frecuencias sobre los 16.500 Khz; en efecto demasiadas altas frecuencias, (que tienen ondas muy espesas y veloces), resultan más difíciles de interpretar por el encoder y cansan el convertidor. ¡Quitar una parte de alta frecuencia, (repite, ligeros!) ayuda a conseguir una conversión de las bajas frecuencias más buenas. ¡Luego también en este caso parece que al final, disminuir un mínimo el volumen máximo y las informaciones sonoras, satisfechos en términos de escucha y potencia final!

El consejo que te damos es que quizás, a la luz de todo lo que apenas hemos descrito, no es mucho la caza al último decibelio que te tiene que conducir, pero la escritura de algo que sea de veras único y que invitas los oyentes a

dedicarte su tiempo. En efecto, si los varios distribuidores musicales continuaran con esta política del derribo automático del volumen, ya no tendremos que mirar si un meter nos dice -2db o -3db de RMS, pero por fin podremos cerrar una huella

cuando toca sencillamente interesante, limpión y dinámica a nuestras orejas.

¿Por qué cosa es la música si no algo que tiene que emocionar sencillamente y ser agradable que escuchar?

 

Y si quieres volumen, vas…¡das «bombea» esta instalación! ¿De otro modo cosa los han echado a hacer los controles del volumen?

Alex Tripi

Nello Greco

A.k.a The ReLOUD

www.mat-academy.com

para preguntas  djmag@mat-academy.com

Para profundizar vuestros conocimientos técnicos www.mat-academy.com

 

31 enero 2018

0 responses on "LA LOUDNESS WAR ES TERMINADA. QUIZÁS."

Leave a Message

MAT MUSIC GROUP © Since 2015. All rights reserved. - P.IVA 14248431000