EL CORRECTO FLUJO DE GRABACIÓN

STUDIO CORNER

EL CORRECTO FLUJO DE GRABACIÓN

Como cada mes Alex Tripi y Nello Greco aka The ReLOUD, directamente del MAT ACADEMY, contestan a vuestras preguntas con preciosos tips & tricks.

Este mes afrontaremos junto el correcto método por la grabación de señales audios externos.

 

Muchos de vosotros han preguntado cuál es el método más correcto y más oportuno para registrar una voz o un instrumento externo por el empleo del micrófono. Precisamos que la calidad de la grabación de una señal audio externo está muy unida a la calidad de las miembro con que vamos a efectuar todo esto proceso que llamaremos FLUJO DE GRABACIÓN. Más serán de alta calidad y mejor será el resultado. Parece obvio pero importante subrayarlo en cuanto a menudo se fosiliza y se vuelve loco sobre los settings, (obviamente en todo caso importantes) de las varias instrumentaciones que en realidad ya están trabajando al máximo de su límite cualitativo.

En primer lugar dividimos este flujo en dos fases: la primera: RECORDING, la segunda: de EDITING. Ambas las fases son extremadamente importantes para conseguir un resultado que sea profesional. Atención pero, si la fase de RECORDING no ha sido ejecutada en el modo correcto, nada podríamos hacer más en la fase de EDITING.

Justo por tal motivo, en este artículo, trataremos la parte de RECORDING que es extremadamente importante para tener en todo caso un perfecto audio sobre el que luego poder ir a trabajar en la segunda fase.

Antes de entrar en el específico del FLUJO DE GRABACIÓN hacemos un análisis entendiendo algunos principios fundamentales que soy: lo primero, como una señal audio externo llega a vuestro DAW y el segundo, la grabación tiene que ser hecha a un correcto volumen. Pues, por cuánto concierne el primer punto, tenemos al comienzo un fuente, (ej. la voz o un instrumento acústico) que debe ser canalizada dentro de un instrumento qué nota esta señal audio, (micrófono), que debe ser transformado de Analógico a Digital (en el término técnico se indica A/D que indica Analógico / Digital), para ser registrado por lo tanto dentro de vuestro DAW. En la inmensa mayoría de los casos, a menos que no tenéis un convertidor A/D externo, este último paso será hecho por vuestra ficha audio.

 

La imagen representa un primero flujo de grabación base pero que puede hacer comprobar de enseguida los principales errores y no consigas una grabación rica y limpión

 

El segundo aspecto fundamental, que hemos dicho, es que la grabación tiene que ser efectuada a un correcto volumen. En efecto no podemos correr riesgos: la señal audio que registramos no puede ser demasiado alto porque muy fácilmente encontraremos los “clipping” y, al revés, no podemos tener tampoco volúmenes de grabación excesivamente bajos porque si luego tenemos que ir a levantar el volumen de modo sustancial se corre excesivamente también el importante riesgo de tirar sobre eventuales «ruidos ambientales.»

 

Aquí izquierda nos vemos como un volumen en entrada demasiado elevado crea el clipping perdiendo partos de señal audio. A derecha, la primera representa un expediente audio correctamente registrado, la segunda una grabación comprometida por un volumen demasiado elevado y la tercera explica como tal señal ya compromiso no podrá ser arreglado en nuestra DAW.

Entiendan estos dos principios, vamos a entender el primer y principal error que se comete indudablemente en un home estudio y es decir aquel de partir del manantial microfónico y entrar directamente en vuestra “tarjeta de audio”. De este modo ya estamos en peligro de tener una señal audio final con los errores que hemos descrito anteriormente. En efecto se tendrá indudablemente o un volumen demasiado alto, por lo tanto me encontraré demasiado bajo de los clipping o un volumen y por lo tanto suciedad.

Recuerdan que como ya se ha dicho: una vez registrado no se puede volver más atrás, por lo tanto si hay clipping no se borran, si está sucio es muy difícil limpiarlo a perfección.

Indudablemente ahora muchos de vosotros estarán pensando:  “¿y cuánto tiempo lleva eso? ¡basta regular con precisión el preamp de mi tarjeta de audio al volumen justo y el juego es hecho», MAL! Es prácticamente imposible tener un control manual perfecto para evitar clipping o partes con volúmenes excesivamente bajos.

¿Cómo hacer? Tienes que intervenir al principio del flujo de grabación con dos hardwares importantes:  preamp y compresor externos. El flujo de grabación no es:  Micrófono –  Tarjeta Audio –  DAW, pero aquel CORRECTO tiene que necesariamente ser:  Micrófono – Preamp – Compresor – Tarjeta de Audio – DAW. Este porque sólo así puedo tirar sobre el volumen al nivel justo con la intervención del PREAMP, (evitando por lo tanto volumen de grabación bajo), pero al mismo tiempo, puedo controlar eventuales picos con el COMPRESOR que, con el justo Setting, nivelerà ablandando excesos de volumen más allá de un determinado umbral. El resultado será por lo tanto volumen rico y alto lo justo, pero sin clipping.

 

el correcto flujo de grabación:  Micrófono – Preamp – Compresor – Tarjeta de Audio – DAW

 

Probablemente alguien a este punto pensará:  «¡mi tarjeta tiene un preamp, utilizo aquel y luego pongo el compresor en el canal audio registrado en mi DAW y el juego es hecho! MAL! Recuerden la regla que lo que es registrado ya es finalizado. Bien, si intervengo en mi DAW con un compresor, no estoy haciendo otro que modificar un audio registrado que es comprometido ya, por tanto no cancelaré los clipping. Los Settings correctos se tienen que necesariamente hacer al principio flujo de grabación con el COMPRESOR que tiene que intervenir y actuar después del PREAMP y necesariamente antes de la conversión de Analógico a Digital que hará la tarjeta audio.

Al mismo tiempo no está bien sólo la añadidura del COMPRESOR, porqué ya teniendo el PREAMP interno en la tarjeta de audio, porque ya he dicho antes, el flujo correcto está en primis el PREAMP que tiene vivo y bien colorido la señal que vamos a registrar y luego se comprime para nivelar los picos de modo que evitar cualquier clipping.

Llegados a este punto, pongamos en práctica el objetivo que será tener una grabación final con un Headroom de acerca de 10/15db. Después administraremos los settings del preamp para hacer pruebas con el cantante o con el instrumento que se registra, la señal llegas bien alrededor del pico de -10/-15db. Luego, a aquel punto, haremos el Setting de nuestro COMPRESOR para atenuarlo durante la grabación, por ejemplo supera los -10db (o los -15 si queremos ser más bajos), no perdiendo pero la «barriga» de nuestro sonido.

Vemos cómo y a través de qué parámetros:

THRESHOLD indica el punto de activación de la compresión y es decir la pica de cebador que es indicado en términos de volumen. En efecto, si por ejemplo programamos un threshold a -10db, cada vez que lo que vamos a registrar supera el -10 nuestro compresor se activará según los otros parámetros indicados aquí en seguida: RATIO indica cuanto «fuerte» será la compresión, el valor es indicado en términos de relación, (ej. 2:1, 3:1, etc.), más es alto es la relación y más «fuerte» será la compresión. No tienes que ponerla demasiado alta,( ej. 10:1 o a menudo también indicada con el símbolo de infinito), porque lo haríamos trabajar como un limiter. El justo RATIO va entre los 3:1 y los 5:1 de este modo la compresión será blanda atenuando delicadamente. ATAQUE indicará con que tiempo nuestro Compresor se activará, por tanto es mejor programar, por este parámetro, un ataque bastante immediato, entre 1 y 3 ms (milisegundos). RELEASE indicará el tiempo de liberación, nota, de la compresión actuada. Generalmente en este parámetro se tiene un release no rápido, acerca los 250/300 ms.

Algunos Compresores son dotados también de un control de Auto-Release y en algunos casos puede resultar muy cómodo. Por fin un último parámetro que volverá útil regular es el MAKE-UP GAIN, o OUTPUT, o también el GAIN, (depende de como es «dibujado» el compresor) que utilizamos para dar un ulterior empujón a lo que registramos así, mientras nuestro compresor tiene nivelados los eventuales picos, con el GAIN final doy cuerpo a toda la parte más baja equilibrando principalmente el volumen mediano. Un empleo canónico y fácilmente explicable es dar tal GAIN como DB estoy reduciendo con la compresión. Un justo y equilibrado resultado final es tener con la compresión un Gain Reduction de 4db aproximadamente, por tanto daré +4db con el mando de MAKE-UP GAIN.

 

en la imagen es representada gráficamente la incidencia de la compresión por el mando de RATIO, (derecha), mostrando que al aumentar de tal parámetro aumenta la «fuerza» de compresión. A izquierda un compresor analógico.

 

Con estas prudencias el resultado será indudablemente aquel de tener una grabación audio final que sea rica y clara y que permitirá por lo tanto de poder trabajar de la mejor manera en la fase de EDITING final para conformarla con la pieza que está trabajando y sucesivamente en la fase de Mix.

 

Alex Tripi

Nello Greco

A.k.a The ReLOUD

www.mat-academy.com

para preguntas  djmag@mat-academy.com

Para profundizar vuestros conocimientos técnicos www.mat-academy.com

26 marzo 2018

0 responses on "EL CORRECTO FLUJO DE GRABACIÓN"

Leave a Message

MAT MUSIC GROUP © Since 2015. All rights reserved. - P.IVA 14248431000